30 octubre 2014

Saucer Country 2: Revelaciones (Paul Cornell, Ryan Kelly, David Lapham, Mirko Colak y Andrea Mutti, ECC Ediciones)


Con Revelaciones, tomo que recopila los números 7 al 14 de la serie original, ECC Ediciones da por finiquitada la serie Saucer Country, de cuya primera entrega ya os ofrecí una reseña hace un tiempo.
Paul Cornell, guionista británico al que los aficionados conocerán por su trabajo en la serie de televisión Doctor Who, o por su más reciente etapa en Wolverine, junto a Alan Davis, prosigue narrándonos en esta segunda, y última, entrega de la serie la ajetreada y peligrosa carrera por la Casa Blanca de la gobernadora latina Arcadia Alvarado, al tiempo que nos va revelando secretos ocultos del pasado relacionados con abducciones alienígenas y se van descubriendo nuevas conspiraciones que podrían estar detrás de los puestos de poder del Gobierno de los Estados Unidos.
La trama pergeñada por Cornell va creciendo en intensidad, al tiempo que nos va mostrando más detalles sobre los personajes que conforman el equipo electoral tras la candidatura de la gobernadora Alvarado.
Saucer Country podría calificarse como una obra de ficción política conspiranoica, con ciertos elementos que nos pueden recordar a grandes series televisivas como El Ala Oeste de la Casa Blanca o Expediente-X.
Lo verdaderamente me fascina de esta serie es, que a pesar de llegar al final del camino y de conseguir la candidata Alvarado su principal objetivo, todas las preguntas y dudas planteadas, excepto algunas explicadas de aquella manera, quedan sin una respuesta clara y satisfactoria, lo que hace que la obra siga manteniendo ese fascinante halo de misterio en relación a las abducciones alienígenas y el encubrimiento de todo lo relacionado con las mismas por las altas esferas del Gobierno estadounidense.
¿La serie fue cancelada por falta de ventas o Cornell ya no tenía nada más que contarnos? ¿Veremos algún día un nuevo volumen de Saucer Country? De momento, todas estas preguntas quedarán sin responder, al igual que muchas de las preguntas que se plantean los personajes protagonistas a lo largo de la serie.
Si eres un fanático de todos estos misterios sin resolver, esta serie te encantará, por mi parte con lo que más he disfrutado es con la vertiente política de esta historia, que me ha parecido de lo más interesante, y efectivamente, yo disfrutaba más con El Ala Oeste de la Casa Blanca que con Expediente-X, llamadme escéptico.
En el apartado gráfico, se mantiene el cumplidor Ryan Kelly, que no deslumbra con virguerías en su dibujo, pero que al menos narra con la suficiente claridad para que el tebeo se lea con interés, que no es poco. Le acompañan en esta ocasión los dibujantes David Lapham, Mirko Colak y Andrea Mutti, que se encargan de sustituir a Kelly ilustrando un par de historias que podríamos denominar como fill-ins.
En definitiva, Saucer Country se presenta como una alternativa bastante interesante y diferente dentro de la línea Vertigo, que gustará especialmente a los amantes de las series de televisión, con las que comparte una estructura bastante similar, gracias a la experiencia de su guionista y creador en ese campo.

Saucer Country 2: Revelaciones
Paul Cornell, Ryan Kelly, David Lapham, Mirko Colak y Andrea Mutti
Rústica. 176 páginas. Color. 15,95 €. ECC Ediciones

29 octubre 2014

Simon Dark 1-3 (Steve Niles y Scott Hampton, ECC Ediciones)

   

Dentro de su línea Crónicas del Universo DC, ECC Ediciones se ha propuesto recuperar algunas series que en su día fueron ignoradas por los lectores o en muchos casos canceladas por falta de ventas, y que bien por su calidad, o por los autores implicados, merecían ser rescatadas del olvido.
Este es el caso de Simon Dark, serie de 18 números, escrita por Steve Niles y dibujada por Scott Hampton, que ECC ha recuperado recientemente en tres tomos.
Niles, guionista especializado en cómics de terror, y el excelente ilustrador Scott Hampton, crearon con Simon Dark un personaje que bebe bastante del Frankenstein de Mary Shelley, y de las novelas de terror gótico de Edgar Allan Poe y H. P. Lovecraft.
La serie está ambientada en la ciudad de Gotham, y formó parte de las series integradas en la bat-familia, aunque la importancia de la ciudad del Hombre Murciélago en la trama es insignificante y Batman ni siquiera aparece, por lo que la ciudad donde se hubiese desarrollado la historia podría haber sido otra sin ningún problema y el resultado hubiese sido el mismo.
Niles y Hampton crearon a Simon Dark, un personaje amnésico, sin ningún rasgo definido, que vive como un vagabundo en las ruinas de una iglesia abandonada, con una máscara que parece la de Leatherface, y que en algunas ocasiones nos puede recordar a El Cuervo de James O'Barr sobre todo en su aspecto.
Aún sin conocer su pasado ni quién es realmente, Simon si discierne el bien del mal y se dedica a combatir a delincuentes de poca monta, asesinos y a una misteriosa secta satánica que está dispuesta a sembrar el caos en la ciudad de Gotham, mientras va descubriendo pequeñas pistas que le llevarán a descubrir su verdadero origen.
Al leer Simon Dark uno tiene la impresión de que Steve Niles iba desarrollando la historia sobre la marcha, sin tener una idea concreta de que es lo que quería contar con el personaje, ni tener muy claro hacia donde quería dirigir la serie. Así que la que comenzó siendo una serie con un personaje que podría haber terminado siendo un nuevo miembro de la baf-familia, que se ocupara de los casos más de andar por casa de Gotham, acaba derivando en una serie bastante loca en la que todo puede suceder, y donde tiene cabida cualquier elemento sobrenatural o de terror surgido de la imaginación de sus autores.
Scott Hampton, del que ya escribí en esta reseña de Batman: Gritos en la noche, es uno de mis ilustradores favoritos, y en Simon Dark firma un excelente trabajo, donde se las apaña para crear una perturbadora y terrorífica atmósfera que se adapta como un guante a la historia propuesta por Niles, donde, como ya he comentado, todo tiene cabida, desde cadáveres sin cabeza, a monstruos que parecen sacados de la película Monstruos S.A, e incluso seres primigenios que podrían codearse con el mismísimo Cthulhu.
En Simon Dark, Niles nos ofrece un batiburrillo de referencias de todo tipo extraídas del imaginario terrorífico norteamericano, que cuenta además como máximo aliciente con el excelente trabajo firmado por Hampton, ilustrador por el que ya merecería la pena echar un ojo a estos tres tomos.

Simon Dark 1-3
Steve Niles y Scott Hampton
Cartoné. 216 páginas. Color. 21,50 €. ECC Ediciones

28 octubre 2014

Espíritu maligno (Peer Meter y Gerda Raidt, La Cúpula)


El cómic alemán ha sido siempre un gran desconocido en nuestro país, siendo quizás sus máximos valedores Matthias Schultheiss o Ralf König, autores que hace años gozaron de gran popularidad en nuestro país. De un tiempo a esta parte, uno de los autores de novela gráfica que más se ha dado a conocer en nuestro país recientemente ha sido el guionista Peer Meter, que ha visto publicado trabajos como Haarmann, junto a Isabel Kreitz, publicado también por La Cúpula, y Veneno junto a Barbara Yelin, publicado por Sinse ntido.
El fruto de la nueva colaboración de Meter, curiosamente junto a otra ilustradora, la alemana Gerda Raidt es Espíritu maligno, que La Cúpula ha publicado hace unos meses.
Raidt plantea visualmente el relato con una serie de planos que recuerdan a un story-board, y es que en mi opinión, la historia de Espíritu maligno hubiese sido perfecta para un cortometraje, ya que la historia escrita por Meter es breve, directa y trata un tema que en pantalla hubiese quedado fenomenalmente bien.
Cuando se entera de la noticia de que su antiguo barrio va a ser demolido, el anciano Harry Wallmann regresa al barrio donde creció para rememorar viejos recuerdos azuzado por la nostalgia. Una vez allí comenzará a rememorar algunos recuerdos traumáticos de su pasado, tiempos más inocentes en los que siendo solo un niño su imaginación se desbordaba debido a los tebeos de terror que leía, y que le suministraba el señor Geffe, propietario de un colmado que estaba situado en la planta baja de su mismo edificio.
Meter construye un bonito relato de corte costumbrista, con tintes de misterio sobrenatural, que plasma bastante bien ese mundo de la infancia en el que todo se magnifica y donde ciertos acontecimientos o experiencias pueden marcar la experiencia vital de cada individuo.
Gerda Raidt, con su estilo de dibujo sencillo, que parece extraído directamente de los cuentos infantiles que seguramente ilustre su autora, consigue amoldarse perfectamente al tono de la historia, realzando cuando es necesario las secuencias tenebrosas de un relato, que puede llegar a crear auténtico desasosiego en el lector que se acerque a esta obra.
Recomendable para los amantes de las historias de misterio sobrenatural.

Espíritu maligno
Peer Meter y Gerda Raidt
Cartoné. 108 páginas. B/N. 17,50 €. La Cúpula

27 octubre 2014

El Proyecto Sakai (Varios autores, Planeta Cómic)


Primero lees Usagi Yojimbo y quedas fascinado. Te preguntas como un cómic, en apariencia tan sencillo, puede llegar a entusiasmarte tanto como para devorar velozmente las páginas de cada nuevo tomo que llega a las librerías. Si te da por investigar sobre su creador, descubrirás que Stan Sakai es uno de esos autores que impregnan en cada una de sus páginas su amor por lo que hace. Además, si has tenido la suerte de conocerlo en persona, descubrirás que es un gran tipo y una buena persona. Yo no lo conocí en persona, debido en parte a mi timidez, pero si que estuve a unos metros de él y de su esposa, en el Expocómic en el que asistió como invitado de honor, y pese a no mediar con ellos ni una palabra, me parecieron un matrimonio adorable.
Pasa el tiempo, sigues leyendo Usagi Yojimbo, con la ilusión del primer día y te enteras a través de Internet, que Sharon, la esposa de Stan, sufre una terrible enfermedad con la que se está enfrentando valientemente, gracias al apoyo incondicional de Stan, de sus familiares y amigos. Pero, ya sabemos como funciona el sistema sanitario estadounidense, y como suele decirse las facturas no se pagan solas, y a pesar de contar con un seguro médico que cubre buena parte de dichos gastos, el bueno de Stan necesita un poco de ayuda económica para poder sufragar parte de sus facturas médicas.
Los aficionados responden con presteza, y aportando lo que buenamente pueden, a uno de los llamamientos que se hizo a través de Internet para poder ayudar a la familia Sakai.
Otra de las iniciativas fue una subasta solidaria, organizada por la Comic Art Professional Society (Caps), donde una larga lista de autores quisieron aportar su granito de arena cediendo ilustraciones en las que homenajeaban a Usagi Yojimbo, y así ayudar económicamente a Sharon y a Stan. La subasta fue todo un éxito, pero desde Caps se preguntaron si además sería buena idea el publicar un libro que recogiera todas esas ilustraciones, y cuyos beneficios irían a parar a Sharon y a Stan.
La editorial norteamericana Dark Horse se ofreció a asumir los costes del libro y publicarlo bajo el título de El Proyecto Sakai, y es este mismo libro el que acaba de publicar Planeta Cómic.
Lo curioso de este proyecto, es que además de servir como medio de recaudación para una buena causa, sirve para que una interminable de autores celebren el treinta aniversario de la creación del famoso conejo samurai.
Citar aquí a todos los autores participantes sería una locura, pero os puedo decir que en las páginas de El Proyecto Sakai encontraréis impresionantes ilustraciones de autores desconocidos, compartiendo página con auténticas leyendas del cómic internacional, incluyendo a varios autores españoles que también quisieron colaborar apoyando al bueno de Stan.
Un libro para mirar una y otra vez y detenerse en cada una de sus páginas, donde encontraremos algunas ilustraciones realmente espectaculares que dejarán sin habla a más de uno y que bien podrían venderse como láminas o pósteres.

El Proyecto Sakai
Varios autores
Cartoné. 160 páginas. Color. 25 €. Planeta Cómic

26 octubre 2014

Batman: Fundido en negro (Doug Moench, Kelley Jones y Eduardo Barreto, ECC Ediciones)


ECC Ediciones ha tomado la sabia decisión de recuperar del olvido editorial la entretenida etapa de Doug Moench y Kelley Jones al frente de la serie de Batman, que junto a a la etapa de John Wagner, Alan Grant y Norm Breyfogle, conforman dos de mis etapas favoritas de las aventuras del Hombre Murciélago, siendo dos de las etapas que los aficionados al personaje recuerdan con más cariño.
En este primer tomo se recopilan los números 516 al 524 de la serie original de Batman, quedando inédito el 515, primer número de la colaboración de ambos autores, que al formar parte de un crossover con las demás bat-cabeceras ha quedado fuera del tomo.
En esta serie de historias firmadas por Moench y Jones entre 1995 y 1998, se nos presentaba a un Batman que regresaba a la acción y al mismo tiempo se veía obligado a lidiar, en sus dos identidades, con las consecuencias de los eventos de Knightfall, y su posterior sustitución por parte de Azrael, con lo que el drama al que debía enfrentarse el personaje estaba servido.
Moench confirió a sus historias un tono de terror gótico pulp que casaba perfectamente con las habilidades gráficas de Kelley Jones, un dibujante enamorado del terror y los monstruos, poseedor de un estilo bastante desproporcionado y caricaturesco que a mí personalmente me chifla, influenciado por Michael Golden o Todd McFarlane, y al que se le nota que está disfrutando de lo lindo dando su exagerada visión de personajes como Killer Croc o el Espantapájaros, o el espeluznante look con el que dibuja a Batman, que parece recién sacado de un cómic de terror.
Por las páginas de este tomo desfilarán además otros villanos como Durmiente, Máscara Negra o Araña Negra, e incluso un breve cameo de La Cosa del Pantano, al tiempo que se van desarrollando tramas en las que se ven envueltos diferentes miembros del cuerpo de policía de Gotham, y el comienzo de una trama política en torno a la carrera por la alcadía de Gotham por la que lucharán tres candidatos, entre los que se encuentra el ex-comisario James Gordon, que se irá desarrollando en la próxima entrega.
En definitiva, una etapa a reivindicar, que nos muestra una lectura diferente, con un buen puñado de historias cortas, de dos números a lo mucho, firmadas por dos autores en plena forma que nos dan su particular visión del Hombre Murciélago, que está mucho más cerca de los relatos de misterio o de terror, que de las típicas historias de superhéroes.

Batman: Fundido en negro
Doug Moench, Kelley Jones y Eduardo Barreto
Cartoné. 216 páginas. Color. 21,50 €. ECC Ediciones

25 octubre 2014

Opus 1 (Satoshi Kon, Planeta Cómic)


De un tiempo a esta parte Planeta Cómic nos está brindando la oportunidad de leer aquellos mangas de Satoshi Kon que, por una u otra razón, permanecían inéditos en castellano hasta la fecha.
Uno de estos mangas es Opus, obra que el reconocido director de animación y mangaka dejó inconclusa y que ahora recupera Planeta en una edición de dos tomos.
En este primer tomo, cuyo comienzo nos hace recordar a mangas como Bakuman en los que se nos cuentan historias sobre mangakas, se nos presenta a Chikara Nagai, protagonista de la historia, que verá como se va agotando el plazo de entrega para entregar la última página de su manga Resonance, en la que se mostraba la muerte de dos de sus personajes, no estando uno de ellos muy de acuerdo con la decisión de su creador, por lo que decide robarle esa misma página antes que la entregue a su editor.
Con esta premisa, Kon nos plantea un divertido e interesante ejercicio de metaficción, introduciendo a Nagai, como personaje de Resonance, el manga que está dibujando, donde el autor creó a una serie de personajes con poderes sobrehumanos muy al estilo de los presentados en Akira, de Katsuhiro Otomo, una de las obras maestras del manga de todos los tiempos.
Las diferentes situaciones en las que se ve envuelto Nagai para recuperar su página dan para secuencias de acción trepidantes y para momentos realmente cómicos, tomando sus personajes conciencia de sí mismos y pidiendo expoliaciones a su creador, al que consideran un Dios que juega alegremente con sus vidas y con las que los rodean.
Gracias a su estilo de dibujo detallista y a una narrativa llena de dinamismo, Kon consiguió crear una historia sumamente entretenida con la que mantiene el interés del lector en todo momento y en la que nos muestra la gran imaginación que poseía el autor y algunos de los temas recurrentes que solía explorar en sus películas de animación.
En definitiva, una lectura de lo más recomendable, con la que los lectores que se acerquen a ella descubrirán la gran calidad que atesoraba Kon como mangaka, que a pesar de tener en su haber una producción bastante escasa, nos ha dejado como legado grandes obras como este Opus o Regreso al mar.

Opus 1
Satoshi Kon

Cartoné. 196 páginas. B/N. 14,95 €. Planeta Cómic

24 octubre 2014

Batman: Black and White 4 (Varios autores, ECC Ediciones)


Diecisiete años después desde que DC publicara el primer volumen de Batman: Black and White, en donde colaboraron auténticas leyendas del cómic como Richard Corben, Katsuhiro Otomo, Joe Kubert o José Muñoz, el editor Mark Chiarello decidió recuperar de nuevo la exitosa cabecera con un cuarto volumen que, además de servir como homenaje al mítico editor y guionista Archie Goodwin, mentor y amigo personal de Chiarello, serviría para publicar una miniserie de seis números, que de nuevo concentrara el talento de algunos de los mejores artistas del panorama internacional del momento.
ECC Ediciones ha publicado recientemente los seis números de la miniserie, en un bonito tomo, que nos brinda la oportunidad de leer una serie de historias cortas protagonizadas por el icónico personaje creado por Bob Kake y Bill Finger, donde los autores implicados tuvieron total libertad creativa para contar y dibujar lo que les apeteciera, con la única condición de que las historias fueran en blanco y negro.
Dibujar una historia en blanco y negro puede resultar muy sugerente para autores como Rubén Pellejero, Chris Samnee o Paolo Rivera, que dominan con absoluta maestría el uso que hacen de las luces y las sombras en sus viñetas, mientras que por otro lado nos encontramos con autores como Sean Galloway, Adam Hugues o Joe Quinones, a los que en esta ocasión la falta de color hace que sus historias desmerezcan un poco.
El listado de autores es sencillamente impresionante y extremadamente ecléctico lo que permitirá al lector disfrutar de los estilos de verdaderos maestros como Neal Adams o Alex Niño, o descubrir a autores menos conocidos, como por ejemplo el brasileño Rafael Grampá, o el británico Rian Hughes, que firman algunas de las historias más rompedoras y originales.
Lamentablemente, y como suele ocurrir en este tipo de antologías, la calidad de las historias es bastante irregular, aunque hay que reconocer que el nivel de calidad de este cuarto volumen, en cuanto a los autores que participan en el mismo, es bastante alto y prácticamente todas las historias tienen algo que merecería la pena destacar, pero en mi particular lista de favoritas, me quedaría con "Batman Zombi" firmado por Neal Adams, en la que el legendario autor se permite una nada sutil crítica a la crisis económica; "El Caballero Silencioso, Caballero Impío", firmada por Michael Uslan y Dave Bullock, que está narrada de manera bastante original como si de una película muda se tratara; "Namtab" de Rian Hugues, una historia bastante cachonda que homenajea al Batman de los cincuenta; y por último "Vencer a Batman", escrita y dibujada por Dave Johnson, que nos demuestra que el portadista de 100 Balas sabe como narrar una grandísima historia de corte noir.
Por su parte, el cómic español está estupendamente representado en este tomo con las historias de David Macho y Rubén Pellejero, y las ilustradas por Javier Pulido, con guión de Keith Giffen, y Víctor Ibañez, que hace lo propio con un guión de Len Wein.
Solo me queda recomendar este cuarto volumen de Batman: Black and White, a los fans acérrimos del Caballero Oscuro que podrán leer historias centradas en su personaje favorito, propuestas algunas realmente originales firmadas por una selección de autores realmente impresionante.

Batman: Black and White 4
Varios autores
Cartoné. 288 páginas. B/N. 25 €. ECC Ediciones