30 septiembre 2014

Batman: Gotham a luz de gas (Brian Augustyn, Eduardo Barreto, Mike Mignola y P. Craig Russell, ECC Ediciones)


A día de hoy el misterio que rodea la identidad del terrible asesino que aterrorizó el barrio londinense de Whitechapel en el siglo XIX sigue sin desvelarse, a pesar de que unas recientes investigaciones han aclarado nuevos datos que podrían arrojar algo de luz sobre la identidad de Jack el Destripador. Por eso, y con su legendaria figura de nuevo en el candelero, no hay mejor momento para recuperar la lectura de la aventura que cruzaría el camino del sangriento y despiadado asesino con la del Caballero Oscuro en el tomo prestigio que inauguraría la siempre interesante línea Otros Mundos de DC, en la que los personajes de la editorial correrían una serie de aventuras imaginarias fuera de la continuidad "oficial" del Universo DC.
En esta aventura, firmada por el editor y guionista Brian Augustyn, y dibujada por un Mike Mignola, al que aún le quedaban cinco años para crear a Hellboy, su creación más conocida y el único personaje del que se sigue encargando hoy en día. Todos aquellos que piensen que Mignola comenzó su carrera dibujando las aventuras del chico infernal, no podrían estar más equivocados, ya que puede que desconozcan la cantidad de obras destacables que firmó en las dos grandes compañías al principio de su carrera, años antes de dedicar todos sus esfuerzos a su personaje de creación propia. Este Batman: Gotham a luz de gas es una de aquellas obras, que ECC Ediciones ha tenido a bien volver a publicar rescatándola del extenso y variado catálogo de DC Comics.
Augustin sitúa a Batman en el siglo XIX, y lo enfrenta a otro mítico personaje, en este caso se supone que real, como lo fue Jack el Destripador, y construye una historia de lo más sencilla, amparándose en los principios básicos de toda gran historia de misterio o whodunit, en la que el guionista presenta al lector varios sospechosos de ser el asesino de Whitechapel, dejando que el relato fluya hasta la resolución final del caso, y tanto el lector como Bruce Wayne, descubrirán la identidad del asesino, al tiempo que se destapan ciertos detalles escabrosos sobre el asesinato de los padres de Bruce.
Además de los guiños a la historia del personaje, no pueden faltar las referencias a personajes históricos de la época, ya sean reales o ficticios.
El dibujo de Mignola, al que acompañan P. Craig Russell en las tintas, y David Hornung en el coloreado, es simplemente espectacular y retrata perfectamente tanto el tono sucio y opresivo de la historia, como la época victoriana en la que transcurre la misma. Todo un deleite para la vista.
Como Gotham a luz de gas fue todo un éxito, en DC aprovecharon el tirón comercial de este Batman victoriano, y en 1991 publicaron su secuela bajo el título de Master of the future, que es la segunda historia que completa y cierra el tomo que recoge las dos historias de este Bruce Wayne del siglo XIX.
Augustyn se haría cargo del guión de nuevo, y en esta ocasión el apartado artístico estaría firmado por el dibujante uruguayo Eduardo Barreto, un dibujante con un estilo clásico muy influenciado por grandes leyendas de la historieta como Alex Raymond o Hal Foster, que a mi parecer le viene fenomenal a este cómic de aventuras.
Este Amo del futuro continúa la historia justo donde se quedó Gotham a luz de gas, y nos presenta a un Bruce Wayne que, tras dar con el asesino que mató a sus padres ha renunciado a su carrera contra el crimen. Todo cambiará cuando aparezca en escena un excéntrico personaje llamado Alexandre LeRoi que afirma conocer el futuro, y amenaza con destruir la Feria que se va a celebrar en Gotham si no se cumplen sus exigencias.
Augustyn firma una historia con una oscura trama política que Batman deberá destapar, y la adereza con un cierto toque pulp muy jugoso donde no faltan dirigibles, autómatas, duelos a espada, y un ligero tono romántico y de aventuras a lo Julio Verne, que hacen bastante entretenida esta historia, sobre todo gracias al maravilloso trabajo de Barreto, al que le sienta estupendamente la siempre estimulante paleta cromática de Steve Oliff. Es una aventura mucho más desenfadada que la anterior, pero aún así bastante disfrutable.
En definitiva, una lectura de lo más sugerente para todos los amantes de la literatura decimonónica de aventuras y de misterio, y por supuesto recomendable al cien por cien para los fieles seguidores de la obra del creador de Hellboy.

Batman: Gotham a luz de gas
Brian Augustyn, Eduardo Barreto, Mike Mignola y P. Craig Russell

Rústica. 120 páginas. Color. 11,95 €. ECC Ediciones

29 septiembre 2014

¡Shazam! (Geoff Johns y Gary Frank, ECC Ediciones)


Tras conocerse la noticia de la confirmación oficial por parte de Warner del próximo proyecto cinematográfico dedicado a Shazam, y una vez que el actor Dwayne "The Rock" Johnson ha firmado para encarnar a Black Adam, villano de la cinta, este es, sin duda, el momento ideal para leer y disfrutar con esta puesta al día del origen del personaje creado en 1940 por C. C. Beck y Bill Parker.
Esta nueva revitalización del personaje dentro de la continuidad de The New 52 se publicó como complemento en varios números de la popular serie Justice League, donde se presentó la nueva encarnación del personaje, y donde tanto el guionista Geoff Johns, como el dibujante Gary Frank supieron dar una vuelta de tuerca al origen del personaje lo suficientemente sorprendente como para que resulte atractiva a las nuevas generaciones de lectores.
El guión escrito por Johns, sin duda con la vista puesta en convertirse en guión para Hollywood, desecha toda la inocencia de la serie original y nos presenta a una nueva versión de Billy Batson más acorde con los tiempos actuales. Así veremos al personaje destinado a convertirse en Shazam, en el duro mundo real, con todo lo que eso conlleva, mostrando al lector una versión mucho más adulta y cínica del personaje. De igual manera, el guionista nos presenta nuevas versiones de los villanos de la serie original, como el Dr. Sivana, que en esta versión es un sosias de Lex Luthor con una obsesión por poseer el increíble poder mágico que le permitirá cumplir su anhelado sueño, y cuya búsqueda le llevará a conocer al malvado Black Adam, en su nueva encarnación, y del que también conoceremos su origen. Además aparecerán nuevas encarnaciones de los siete pecados capitales, y por supuesto no podía faltar una nueva versión de la familia Marvel.
El dibujante inglés Gary Frank, que recientemente estuvo en nuestro país invitado por ECC Ediciones, es el artista encargado de plasmar en viñetas toda la espectacularidad de este guión con tintes de blockbuster veraniego, que no desentonaría para nada como posible argumento para la próxima adaptación del personaje.
Frank es un dibujante que, siempre que cuenta con el tiempo suficiente para dedicarle a un proyecto, demuestra que es uno de los dibujantes más en forma del mercado norteamericano, desplegando todo su poderío y fuerza en cada página que hará que el lector devore con fruición cada página de la historia, al tiempo que se detendrá en cada una de las páginas para contemplar fascinado la profusión de detalles que el dibujante plasma en cada viñeta.
¡Shazam! es una historia divertida y épica, y que además tiene la particularidad de no olvidar en ningún momento a los jóvenes lectores, presentando a un puñado de personajes adolescentes fenomenalmente bien caracterizados con los que el lector menos talludito puede identificarse sin problemas. Un hecho este bastante importante, el dirigirse a un público más jóven, que algunos cómics de entretenimiento han parecido olvidar en los últimos tiempos.
Como comentaba unas líneas más arriba, no sé a qué están esperando los responsables de la división cinematográfica de Warner para abalanzarse sobre este cómic, o simplemente contratar a Geoff Johns, y comenzar a desarrollar el esperado film de ¡Shazam!.

¡Shazam!
Geoff Johns y Gary Frank

Cartoné. 192 páginas. Color. 19,50 €. ECC Ediciones

25 septiembre 2014

The Black Beetle 1: Sin Salida (Francesco Francavilla, Planeta DeAgostini)


Ya he manifestado en más de una ocasión la devoción que profeso por la obra de Francesco Francavilla que, a pesar de lo disperso de su producción, se ha revelado, a mi parecer, como uno de los dibujantes más personales e interesantes del panorama norteamericano actual.
Como habréis podido comprobar si sois seguidores del dibujante italiano en las redes sociales, el autor se nos presenta como un grandísimo enamorado de las películas de terror antiguas, del cine negro y del género Pulp, y siempre que las fechas de entrega se lo permiten nos da buenas muestras de su arte con unas ilustraciones realmente espectaculares que nos sirven para conocer mejor los gustos de este gran dibujante.
Alex Toth, David Mazzuchelli o Jordi Bernet, son algunos de los autores que le han influenciado, y de los que ha sabido recoger lo mejor de sus personales estilos para consolidar un estilo propio donde brillan especialmente su magistral dominio de luces y sombras y una espectacular y dinámica narrativa cinematográfica.
Todas las referencias e influencias nombradas confluyen en la creación de The Black Beetle, un personaje que nació como un divertimento del dibujante italiano, que realizó una encuesta en su blog, preguntando a sus lectores sobre qué personaje debería protagonizar su próximo webcomic, resultando como ganador de la misma The Black Beetle, un personaje que parece extraído de las novelitas Pulp, y que bien podría haber compartido aventuras con personajes míticos del este tipo de literatura como The Spider o The Shadow, por citar a algunos.
Tras cosechar bastante éxito con Turno de Noche, una aventura corta del personaje publicada por entregas en la antología Dark Horse Presents, la editorial Dark Horse encargó al dibujante una miniserie de cuatro números que llevaría el título de Sin Salida, y con la que el autor italiano recuperaría una parte del material que había dibujado previamente para el webcomic del personaje.
Estas dos historias son las que Planeta acaba de publicar en un bonito tomo, que además viene repleto de jugosísimos extras como varios bocetos, ilustraciones y carteles promocionales imitando a los antiguos carteles de cine, que harán las delicias de los seguidores de este genial creador italiano.
Al terminar de leer el tomo nos damos cuenta de que Francavilla se lo debe de haber pasado en grande narrando esta entretenida historia, bellamente ilustrada, y con un ritmo cinematográfico trepidante, en la que se dan la mano todos los elementos característicos del género pulp, como pueden ser grandes dosis de violencia, música jazz, justicieros enmascarados con nombres de insectos, espías nazis, misterios, ciencia-ficción, villanos enmascarados de pasado misterioso, damiselas en apuros y una ciudad, Colt City, que es un personaje en sí mismo. En definitiva todos los elementos que hacen divertida a cualquier historia de género.
Un tebeo la mar de entretenido y con unos dibujos de impresión, que recomiendo especialmente a los más fans de la literatura pulp, y a los fieles seguidores de héroes como Green Hornet, The Shadow o del Batman más primigenio, personajes todos ellos que tienen muchas características en común con este misterioso personaje creado por Francavilla, del que apenas conocemos detalles por ahora, y del que pronto tendremos más noticias, ya que el autor está trabajando en una nueva aventura del personaje titulada Necrología, que esperemos sea publicada en breve para volver a disfrutar del buen hacer de este artista italiano.

The Black Beetle 1: Sin salida
Francesco Francavilla
Cartoné. 160 páginas. Color. 18.95 €. Planeta DeAgostini

22 septiembre 2014

Breve Historia del Cómic (Gerardo Vilches, Nowtilus)


Gerardo Vilches, crítico y divulgador de historietas apasionado e inquieto, dirige la revista on-line CuCo, y escribe sobre cómics en webs especializadas como Entrecomics o en su propio blog The Watcher and the Tower. Además ha escrito ensayos como Anatomía de un oficinista japonés (Bang), y ha colaborado con sus escritos en obras como Watchmen: Radiografías de una explosión (Modernito Books) o Panorama (Astiberri).
El más reciente de sus textos, que acaba de salir a la venta, se titula Breve Historia del Cómic y está publicado por la editorial Nowtilus dentro de su colección Breve Historia donde varios autores nos dan su particular repaso por la historia de determinados temas o materias.
Como habréis podido suponer por el título de la colección, el texto que nos presenta Vilches no pretende, ni mucho menos, abarcar absolutamente toda la historia del Cómic desde su nacimiento hasta nuestros días. Vilches ha acertado de pleno al presentar su breve, pero certero, repaso a los, en su parecer, momentos más destacados e importantes por los que ha pasado un Arte que nos lleva desde los pioneros como Töpffer hasta llegar a nuestros días y presentarnos a autores tan inclasificables y rompedores como pueden ser Chris Ware o el mangaka Shintaro Kago.
Al leer la obra no he tenido la impresión de echar de menos ningún autor u obra que pensara que debería formar parte de este libro, ya que llega a tocar todo tipo de historietas, sin importar su procedencia geográfica, género o escuela, y de este modo encontramos menciones a cómics de superhéroes, mangas, tiras de prensa, cómic independiente, BD y novela gráfica.
Gracias a un texto sencillo y ameno, pero repleto de datos interesantes, Vilches ha conseguido crear una obra de cabecera para ese tipo de lector que sabe poco o nada sobre cómics y que, por fin ha decidido poner fin a su desconocimiento, gracias a una obra que se convierte en una guía imprescindible para conocer al menos un buen puñado de obras por las que iniciarse en este maravilloso mundo de las viñetas.
Aquel lector ya veterano, quizá pueda pensar que ya conoce todo lo expuesto en esta obra, y al menos en mi caso Breve Historia del Cómic me ha servido para conocer varios, corrientes y autores que no conocía nada en absoluto, como varios autores argentinos y brasileños, de los que estoy deseando leer sus obras.
El libro se cierra con un listado de 100 interesantes recomendaciones seleccionadas por el autor.
Tenéis mucha más información sobre el libro en la web de Nowtilus, donde además encontraréis una previa con las primeras 62 páginas.

Breve Historia del Cómic
Gerardo Vilches

Rústica con solapas. 320 páginas. B/N. 14,95 €. Nowtilus

18 septiembre 2014

Predicador 2: Hasta el fin del mundo (Garth Ennis y Steve Dillon, ECC Ediciones)


Al comienzo de este segundo tomo publicado por ECC Ediciones, que recopila los números 8 al 17 de la edición americana, Garth Ennis nos introduce en el tercer arco argumental de Predicador, con la historia ya comenzada, y a través de flashbacks seremos testigos de como Jesse y Tulip han sido capturados por T.C. y Jody, un par de rednecks que trabajan para la señorita Marie L’Angelle, la abuela de Jesse Custer, y han sido trasladados a la finca de esta última, situada en Angelville. Previamente al desenlace de esta tensa y épica historia, y a través de varios saltos temporales en la narración, descubriremos como Tulip llegó a convertirse en asesina, y conoceremos la terrible infancia de Jesse, bajo la tutela de su abuela, y como, tras una serie de catastróficas desdichas, terminaría convirtiéndose en el predicador en un pequeño pueblo de Texas.
Ennis pone toda la carne en el asador en esta historia, donde además de ahondar en el pasado de los personajes protagonistas, nos expone su opinión sobre la religión y nos da buena muestra de su humor grueso, en varias escenas protagonizadas por el personaje de T. C.
En la siguiente historia, Jesse y Tulip, tras la traumática experiencia vivida, se reconcilian, vuelven a ser pareja de nuevo, y deciden viajar a San Francisco a visitar a su amigo Cassidy. Una vez allí, conoceremos un poco más sobre el pasado del vampiro irlandés, y se presentarán una serie de estrafalarios personajes como Jesús DeSade, Bob Glover y Freddy Allen, los Investigadores Sexuales.
Además de a estos ridículos personajes, protagonistas de varios chistes sexuales y escatológicos, conoceremos a Hoover, Featherstone y a Herr Starr, que conspiran en secreto para hacerse con el control de El Grial, la misteriosa organización, liderada por el Gran Padre D'Aronique, que ha perpetuado el linaje de Jesucristo durante siglos, y cuyo plan es presentar a su último heredero como salvador de la humanidad.
Debido a una serie de casualidades, todos estos personajes, y por supuesto el trío protagonista, acabarán cruzando sus caminos en una desenfrenada fiesta-orgía que deparará al lector varios momentos humorísticos zafios y cafres marca de la casa de Mr. Ennis.
Al entrar El Grial en escena, todo acaba complicándose de mala manera y nuestros protagonistas se ven envueltos en una trama conspiranoica que hace crecer exponencialmente el "decorado" de la serie, al tiempo que promete para las próximas entregas grandísimos momentos, para disfrute del lector.
Por su parte, el dibujante Steve Dillon va evolucionando en su estilo clásico, y nos da muestras de un trazo bastante más agresivo y enérgico en algunos pasajes de la historia, además propone algún que otro encuadre más arriesgado y nos regala la vista con alguna que otra escena de acción espectacular. Los caretos de mala leche que llega a dibujar al personaje de Starr son impagables.
Si os gustó el primer tomo de este road-comic, en esta segunda entrega encontraréis mucha más comedia desmadrada y gamberra, más humor negro, grandes dosis de violencia desatada y sobre todo muchos pensamientos en voz alta del propio guionista sobre cualquier tema, y en muchas ocasiones sin venir a cuento, puestos en boca de los personajes protagonistas. Quizás sean todos estos elementos que acabo de citar los que hacen que este tebeo sea tan especial y adictivo, y es que uno no puede dejar de leer las burradas que viven los protagonistas, que van aumentando en intensidad y en grandilocuencia en cada nueva entrega, gracias a la buena mano del guionista con los diálogos que hace que la lectura sea extremadamente fluida y todo una delicia para aquellos que disfrutan de lo políticamente incorrecto. Abstenerse lectores puritanos con estómagos débiles y con poco sentido del humor.

Predicador 2: Hasta el fin del mundo
Garth Ennis y Steve Dillon

Cartoné. 264 páginas. Color. 17,95 €. ECC Ediciones

17 septiembre 2014

Batman: La llave maestra (Scott Snyder, Francesco Francavilla y Jock, ECC Ediciones)


Con La llave maestra, ECC Ediciones concluye la publicación en tomo de la etapa del guionista Scott Snyder frente a la cabecera Detective Comics, que sería cancelada en su número 881, para volver a renumerarse, con un nuevo volumen y un nuevo número, uno tras el reboot que supuso The New 52, donde Snyder sería el encargado de escribir las historias del hombre murciélago, pero en esta ocasión dentro de la cabecera Batman.
Ya comenté en este blog lo mucho que me gustó el primer tomo de esta etapa, y que la principal novedad era que Dick Grayson, el primer Robin, había tomado el manto de Batman tras la desaparición de Bruce Wayne, lo que permitió a Snyder humanizar un poco al personaje, y rescatar a personajes que estaban relacionados con el pasado del Chico Maravilla. Así veremos como, en la primera de las dos historias recogidas en este tomo, Snyder nos presenta a Sonia Zucco, hija de Tony Zucco, criminal que acabó con la vida de los padres de Dick.
En este primer caso, Dick deberá enfrentarse a un par de villanos de nuevo cuño, además de ayudar a James Gordon en su investigación, y a lidiar con los problemas con el regreso a Gotham de su hijo James, al tiempo que se va desarrollando una trama en la que Batman deberá averiguar si Sonia Zucco ha recibido la herencia del gen criminal de su padre.
Este primer arco, titulado Ciudad Hambrienta, está completamente dibujado por Jock, dibujante conocido por su trabajo en Los Perdedores, que en esta historia se esmera por innovar en el diseño de sus planchas, mostrando varias composiciones de páginas tremendamente originales. El sugerente estilo de Jock se complementa a la perfección con el original coloreado de David Baron, dando como resultado un excelente aspecto visual de los más atractivo para el lector.
La segunda historia está estrechamente relacionada con una de las tramas que hemos visto en el primer arco de este tomo, y con las historias del anterior tomo, donde se nos presentó al hijo del comisario Gordon. En ella veremos como el regreso de James Gordon Jr. a Gotham hace sonar las alarmas de su padre y su hermana, que sospechan que James puede ser un psicópata en potencia.
Además, y para empeorarlo todo, la llegada de James a Gotham coincide con la enésima fuga del letal Joker. Gordon protagoniza este tenso y angustioso trhiller, donde el Comisario de policía de Gotham deberá tomar una difícil decisión.
En este segundo arco también podemos ver algún episodio firmado por Jock, aunque en su mayor parte está ilustrado por el dibujante italiano Francesco Francavilla, que en aras de aumentar la intensidad y la tensión en su lectura, nos propone un gran número de viñetas en la que nos muestra una sucesión de primerísimos planos con los rostros de los personajes implicados en la historia, además de un uso muy acertado de una cálida paleta cromática que crea una atmósfera opresiva que le viene fenomenal al relato escrito por Snyder. Como ya comenté en la reseña del tomo anterior, todo un disfrute para la vista para todos los que seguimos a este autor italiano, del que me declaro fan absoluto.
El tomo, que recoge los números 876 a 881 de Detective Comics, reproduce una serie de ilustraciones y bocetos, tanto de Jock como de Francavilla, de lo más interesante.
En definitiva, una estupenda lectura, en una edición de lo más atractiva , que supone además el fin, tanto de una etapa, como de una cabecera tan legendaria como Detective Comics que vio nacer, en las páginas de su número 27, al famoso personaje creado por Bill Finger y Bob Kane, que a lo largo de 75 años y de sus más de 800 números ha llegado a convertirse en todo un icono de la cultura popular.

Batman: La llave maestra
Scott Snyder, Francesco Francavilla y Jock

Cartoné. 168 páginas. Color. 17,50 €. ECC Ediciones

10 septiembre 2014

Planetary 1 y 2 (Warren Ellis, John Cassaday y Phil Jimenez, ECC Ediciones)

    

Warren Ellis dio sus primeros pasos en el universo Wildstorm en Stormwatch, una de esas series clónicas y anodinas que nacieron del boom de las primeras cabeceras publicadas por Image Comics. Durante su etapa en la serie, el guionista británico fue capaz de convertir un cómic anodino y sin personalidad en uno de los títulos más interesantes que se podían leer por aquel entonces. Ellis creó todo un trasfondo histórico para un joven universo superheróico, que apenas tenía un par de años de vida y que había visto la luz en series como WildCATS, Gen 13 o la propia Stormwatch. Además creó y dio forma a un puñado de personajes que tendrían su momento de máxima gloria en The Authority, el siguiente trabajo del guionista, y donde tendría como protagonistas a algunos de los personajes que habían aparecido en Stormwatch. Con The Authority Ellis redefiniría el concepto de superhéroe para el Siglo XXI y daría lugar a toda una legión de imitadores que no consiguieron a entender el concepto presentado por Ellis.
La otra serie publicada casi al mismo tiempo que The Authority fue Planetary, que en un principio da la impresión de no tener nada que ver con el universo Wildstorm, pero que según va avanzando la trama Ellis nos va dejando pequeñas pistas y detalles que la relacionan con personajes y hechos del mismo universo que comparten.
Planetary es el nombre de una organización financiada por un misterioso personaje llamado el Cuarto Hombre, cuya misión consiste en investigar todos esos sucesos imposibles y extraños que no tienen explicación. Además de un gran equipo de agentes repartidos por todo el mundo, Planetary tiene a sus ordenes a un equipo de campo formado por tres miembros, entre los que encontramos a Jackita Wagner, una joven con una serie de poderes sobrehumanos tales como superfuerza o supervelocidad, el Batería, un arrogante joven cuyo poder le permite obtener información de cualquier lugar gracias a la energía cinética generada por sus baquetas, y por último, Elijah Snow, un personaje amnésico de cien años de edad cuyo poder es manipular la temperatura y llevarla a bajas temperaturas, siendo el tercer y último miembro del equipo al que veremos unirse a la organización en el primer número de la serie.
De este modo, Ellis embarca a sus personajes, y por añadidura a sus lectores, en una apasionante investigación de una serie de casos, que irán arrojando pistas sobre nuevos y más grandes misterios que irán aumentando el interés de los lectores por desentrañar los misterios que oculta Ellis.
El encanto de Planetary reside en que cada entrega de la serie, dedicada a un caso diferente en cada ocasión, es todo un ejercicio de metalenguaje, donde Ellis se recrea mostrándonos un buen puñado de referencias y homenajes a toda manifestación habida y por haber de la cultura popular. De este modo veremos desfilar una larga lista con todo tipo de referencias que van desde los kaiju eiga, a las películas chinas de fantasmas, los héroes de la literatura pulp, la ciencia ficción de los 50, la línea Vertigo, la liga de la Justica, etc.
Todo lo que os imaginéis que pueda aparecer en una lista de elementos de la ficción de entretenimiento a través de la historia, tiene cabida en este maravilloso cocktail de referencias, que no se centra únicamente en los homenajes presentados en cada episodio autoconclusivo, sino que además va tejiendo una interesante trama argumental a través de todos los episodios que desembocarán en un final que promete responder a todas las preguntas que se han ido planteando a lo largo de la serie.
Sin embargo, Planetary no habría acabado siendo lo que es, y no habría conseguido el culto y el prestigio que tiene, si no hubiese contado en su concepción con el dibujante John Cassaday, la otra mitad del equipo creativo, y sin duda el complemento perfecto a los guiones escritos por Ellis. Cassaday, que va mostrando una gran evolución en cuanto a calidad en cada nueva entrega, sabe dotar a cada episodio de una narrativa y un diseño visual propio que dota a cada historia de su propia identidad diferenciada.
Estos dos primeros tomos, de los cinco que componen esta nueva edición de ECC, recogen los primeros doce números de la serie, y Planetary/The Authority: Ruling the World, número especial dibujado por el detallista Phil Jimenez, donde ambos grupos además de compartir guionista, comparten una aventura que les lleva a enfrentarse a unas criaturas provenientes de otra dimensión, donde además veremos más detalles sobre el pasado de Elijah y su relación con Jenny Sparks, la líder de Authority, y hará un estrambótico cameo un famoso novelista de terror.
No puedo dejar de recomendaros Planetary, ya que además de encontrarse dentro de mi top 10 de tebeos favoritos de toda la historia, es una de las mejores y más personales obras escritas por Warren Ellis hasta la fecha, y además es todo un placer para el lector que irá descubriendo nuevos detalles y matices en cada relectura. Un cómic imprescindible.

Planetary 1 y 2
Warren Ellis, John Cassaday y Phil Jimenez

Rústica. 176 páginas c/u. Color. 15,95 € c/u. ECC Ediciones